COMIDAS TIPICAS DE COLOMBIA ES UNA COCINA DE REGIONES

Cada colombiano tiene un plato típico preferido, para unos es el  ajiaco santafereño, para otros es el sancocho de Colombia, para otros el plato preferido de los colombianos es el arroz de  cada región por ejemplo: el arroz con camarones,  el arroz apastelado de la costa, para otros más la comida de mar, otros la comida que más gusta es el sancocho regional del interior, y opinan muchos  que el plato favorito en Colombia es el mute de Santander, pero otros refutan que  el plato preferido en Colombia es la bandeja paisa y después el típico antioqueño.

 

Los colombianos y sus manifestaciones culturales son los protagonistas, y a través de las expresiones de artesanos y cocineros nos permite conocer mejor a Colombia, para acercarnos un poco más a la comida tipica colombiana que se caracteriza por ser diversa y por su capacidad para integrar diferentes productos, técnicas y saberes.  Es por eso que, se debe trabajar por el conocimiento la salvaguardia y el fomento de nuestra cocina.

 

Es un tema de suma  importancia de las comidas tipicas de colombia, en el que la cocina ancestral es elemento fundamental para la existencia de los colombianos como individuo y como seres humanos,  la mesa como lugar en que comemos y no solo nos alimentamos es no  una cosa, sino un acto  que nos es común a todos los colombianos, los alimentos que da la tierra, sus diversas maneras de prepararse, como se disfruta en familia cada plato, como compartimos la comida, como nos sentamos y empezamos a generar unos vínculos de solidaridad y de cohesión.

 

Colombia es un país diverso y en esa diversidad radica su riqueza, lo más importante es conocerla. Lo que no se conoce no se puede vender, mucho menos preservar. Conocerla significa ser la casa de todos los colombianos, deberíamos poder entender que nosotros nos alimentamos de algo que empieza cuando un campesino coge una pequeña semilla y la siembra, en el momento en que sale ese producto nos estamos alimentando, no es solamente la preparación, no es solamente el plato, sino son los utensilios con los que se elaboran. son las vajillas con las que se sirven, es la forma en que se dispone la mesa, todo eso es el universo de la cocina y eso está presente siempre en la vida cada uno. Queremos proponer a los colombianos, que vuelvan a esas recetas de siempre, con las que hemos disfrutado todos.

 

MEMORIAS CULINARIAS DE LA COCINA COLOMBIANA

 

Colombia es un país diverso en sus cocinas, es un país de regiones, y lo que hay ciertamente son cocinas regionales y esas cocinas son libros de conocimientos. Hay un inmenso saber culinario que nos viene de la historia y si es la raíz amerindia, la raíz africana y obviamente la raíz europea especialmente la raíz ibérica, las que han dado lugar a nuestras cocinas.

 

La cocina está llena de secretos y de conocimientos supremamente valiosos. La importancia que tienen esos saberes ancestrales, esas memorias culinarias, radica primero en que cuando algo llega ya a un fogón, a una olla o a un caldero, todos esos ingredientes han pasado por una larga experiencia de conocimiento de sus propiedades como productos, diríamos fisiológicos y nutricional, es decir, ya hay un conocimiento de sus valores en todo el sentido alimenticio. En segundo lugar, que acompaña ese mundo fisiológico es que ya han entrado en proceso de elaboración simbólica, con valores religiosos, espirituales, culturales, de intercambio y ahí radica el valor de esos saberes ancestrales y esas memorias culinarias. Por esos dos elementos, porque la cocina es finalmente un gran laboratorio; es algo así como ver la huerta de dónde vienen los alimentos, son grandes laboratorios sociales donde se conservan conocimientos muy importantes, que tienen que ver, con la modelación del gusto de nosotros los colombianos de cada región. Con el conocimiento de los elementos del laboratorio culinario. están también las raíces de nuestra identidad, porque la cocina con todas sus técnicas genera valores, elementos de identidad.

 

COCINAR COMO EXPERIENCIA SOCIAL

 

Cocinar los alimentos es una práctica que caracteriza la experiencia social de los seres humanos desde sus orígenes. Las prácticas ancestrales de los diferentes grupos de aborígenes indígenas, siempre asumen que, al momento de preparar alimentos, implican que los hacedores y la comida son sagrados, hasta los rituales lo son. Tiene que haber un ritual para sanar los platos, para logar curarse completamente de acuerdo a lo que uno coma, tiene su significado desde hace muchos años y hoy siguen ese mismo camino.

 

Los wayuu, tienen un solo condimento base que es la sal por las mismas condiciones desérticas de la región. Como se adolece de algún tipo de hierbas así, para hacer preparaciones especiales, lo que se hace el cocinero o los pescadores a hacer una serie de cortes en un solo animal, para variar el sabor y reemplazar un poco ese sazonador natural que es la sal, ésta técnica es conocimiento y sabiduría, que tienen los wayuu es gracias a la tradición oral que está viva. Es necesario que se recoja y que el país entero lo conozca, porque si hay algo admirable de los wayuu es como se ha perpetuado la tradición oral y como los más jóvenes se interesan por mantener la cultura.

 

Para los indígenas cancha del valle de Sibundoy la comida tiene un sentido material y también un sentido espiritual, puesto que todos los elementos, los ingredientes que van a utilizar para preparar la comida tradicional, se extraen de la madre tierra, a la cual previamente  se le ha encargado las semillas y una vez que han madurado, entonces  las hacedoras de la comida, se  dirigen hacia la Chagra, que es el  gran supermercado y una vez que tienen los productos con todo el amor tal y como lo hizo la madre tierra para hacer germinar esas semillas comienza a preparar los alimentos y todos se sientan  alrededor de la tulpa en donde se comparte  el alimento material y también el alimento espiritual. La tulpa reúne entonces para compartir la palabra, para compartir el alimento y la comida, y une a todos como comunidad ya que todos se consideran como hermanos, como hijos de una misma familia.

 

Los indígenas de la Laguna de la Cocha, y en general los aborígenes radicados en el departamento de Nariño, dejan ver la riqueza y diversidad de los productos de las cocinas andinas de esa región. El legado histórico de la agricultura a través de las semillas, a cuenta del significado de algunas de ellas. Hoy en día se ha logrado recuperar muchas variedades y especies, por ejemplo, la semilla de la quiquima. Para la comunidad, esta semilla ayuda a construir identidad. Haciendo la historia, fue uno de los productos que siempre se utilizó y estuvo dentro de los platos mejores, listo a ofrecerlos a los líderes en las comunidades indígenas, dentro de los procesos comunitarios. La recuperación de muchas semillas, ha sido el objetivo de esas comunidades.  En estas redes fue donde se logró obtener las semillas que fueron reemplazadas en los monocultivos y que estaban desapareciendo, a través del proceso de las redes de reservas naturales se empezó a hacer la recuperación. Hoy en día, se está propagando la semilla, que inclusive se está utilizando en la alimentación, en consideración a las bondades de ella.

 

DE LA RECETA HACIA EL ENTORNO CULTURAL

 

los platos tipicos de colombia nos reúne en torno a los sabores y saberes. El tema de la cocina tradicional, es en definitiva un elemento unificado, del que emergen valores enraízales, con el fin de divulgar la historia, ensayos, recetas y fotografías para conocer y salvaguardar los saberes y sabores de Colombia. La cocina es algo muy importante para una sociedad, porque la cocina es la que congrega, es la que une la comunidad no solamente de aspectos culturales, sino también relacionado con un tema vital que es la biodiversidad.

 

Debe formularse una política para el conocimiento, salvaguarda y fomento de la alimentación y las cocinas tradicionales de Colombia. Una de las principales estrategias tiene que ver con la difusión de todo ese acervo que existe alrededor de las cocinas y la alimentación, es así como se decide hacer una compilación del tema del tema de las cocinas tradicionales, que se trata no solamente de recetas que las hay  y muchas, sino también de ensayo, de temas que  están alrededor de la receta es decir alrededor de la cocina, es decir es  una especie de expansión, de irradiación de la receta hacia el entorno cultural y que hace integra la muestra cultural, más allá de un recetario, que ya es suficientemente importante. Se aboga por poner a disposición del público colombiano, una biblioteca con nuestros mejores autores que han hablado, estudiado e investigado sobre la cocina en el país.  La divulgación debe contener básicamente los trabajos de investigación, alrededor del tema alimentación y cocinas tradicionales. Debe concluirse con un trabajo que incluya el ensayo sobre el tema, que reúna investigaciones muy relevantes acerca de este campo y trabajos de recopilación de recetas, que son una muestra realmente importante de las cocinas ancestrales, que hay a lo largo y ancho de todo el país. Es sorprendente lo que un proceso investigativo puede traer a la luz del conocimiento, lo que se descubre, las técnicas, sabores, mezclas y anécdotas que nos van a maravillar.

 

El descubrimiento de lo propio, es lo que a nuestra memoria puede llegar y lo que podemos sembrar en la de los más jóvenes. Se van a sorprender de la evocación de aquellas cocinas de nuestros abuelos, del sabor olvidado de la panela, del olor del fogón de leña, de la calidez de los nuestros, de la sonrisa de los campesinos. Será un gran aporte que va a contribuir muchísimo, no sólo para la enseñanza académica y profesional de la cocina sino para todos los colombianos, ilustrando a todos los que quieran saber sobre sus orígenes culturales y sobre su propio patrimonio cultural de carácter culinario.

La herencia africana que vive en nuestro territorio, en los rituales sabores y saberes ancestrales que tuvieron origen en el continente africano y que fueron trasladados a nuestra historia y memoria, perpetúan un conjunto de conocimientos que nos identifica por eso y mucho más trabajamos por el reconocimiento inclusión y visibilización de las comunidades negras afrocolombianas raizales y palenqueras. No obstante, aunque ello haya sido así, las costumbres culinarias, aportadas más a una zonas o regiones del país que a otros, se han visto rezagados frente a la difusión de los aportes de otras culturas foráneas.

 

 

CONCLUSIÓN:

 

Conocer cómo las prácticas relacionadas con la producción preparación y consumo de los alimentos constituyen un conjunto cultural, que en gran medida determina la identidad de distintos grupos sociales, es claro que para entender la cocina nacional de un país como Colombia. Debe entenderse las distintas cocinas de sus regiones a partir de este tipo de reflexiones, es imprescindible el conocimiento de la cultura gastronómica del país, para no sólo ampliar el bagaje cultural de sus connacionales, sino para enseñar a amar, querer y respetar la tradición culinaria, que permitirá apropiarse de las recetas, sus ingredientes, sus utensilios, sus ritos, y sus significados.

 

Es necesario la creación y adopción de una política pública dirigida al conocimiento la salvaguardia y al fomento de las cocinas tradicionales del país. Semejante proyecto, que ya ha sido absolutamente viable y desarrollado en otros países, es necesario y urgente hacerlo e implementarlo en Colombia. No olvidemos, que es en los menores, donde sembramos ese conocimiento que permite que las futuras generaciones aprecien y repitan nuestro patrimonio gastronómico.

 

Sería oportuno, una investigación dirigida a las recetas, tradiciones y técnicas en peligro de ser olvidadas. Para la fecha su número aumenta, y en la medida que no las podamos recuperar de la tradición oral, ellas irremediablemente desaparecerán, por cuenta del olvido. En muchos lugares apartados de las grandes urbes, encontramos joyas culinarias, de raíces pre-hispánicas, o inclusive ya de platos mestizos, que no se siguieron elaborando. Igual sucede con muchos productos y alimentos que se van dejando de usar, si se dejan de usar se deja de prepararlas recetas que los requerían.

fuente : Platos tipicos de Colombia